jueves, 28 de febrero de 2008

La primeras ciudades de América


Al poco tiempo de llegar Colón a América, nacieron los primeros pueblos y ciudades fundados en las islas. Esta es la historia de las dos primeras ciudades fundadas por los españoles en tierras continentales, o como se le dió en llamar, en Tierra Firme. Un historia que tiene que ver con las perlas, la sal y la busqueda de El dorado.

En la isla de Cubagua en lo que actualmente es Venezuela, se descubrieron a principios del siglo XVI unos ostrales naturales muy importantes. La calidad, el peso y la belleza de las perlas dieron fama a esa zona. Tanto es así que entre los regales que llevó Felipe II, cuando aún era principe, a su esposa la reina María de Inglaterra, había perlas de Cubagua.

En la isla se fundó Nueva Cádiz, que en poco tiempo llegó a ser una ciudad de considerables dimensiones, sobre pasando incluso a Santo Domingo. Sin embargo, no tenía agua suficiente, y en la cercana isla de Margarita tampoco tampoco la había como para sustentar a toda la población.

A pocos kilómetros de distancia, en la península de Araya, los exploradores descubrieron unas salinas naturales inmensas. Si bien no era el oro del Perú ni la plata del Potosí, la sal y las perlas eran tan apreciadas que hubo varias batallas entre españoles y holandeses por el control de las salinas.

La población aumentaba y la escasez de agua dulce se hizo crítica. Tras cruzar un pequeño estrecho, los exploradores encontraron un río al que llamaron Manzanares, del cual podían extraer agua en abundancia para llevarla en toneles a Nueva Cadiz y a las salinas.

Las tierras cercanas a a este río eran muy parecidas a las del sur de España. Por eso a esta zona se la denominó Nueva Andalucía, nombre que conservó hasta el siglo XVIII.

En 1515, los frailes franciscanos fundaron una misión para cristianizar a los indígenas, pero al poco tiempo fue destruida por la tribu Cumanagoto. Mientras tanto, Nueva Cadiz requería cada vez más agua y alimentos, por lo que en 1521 se fundó Nueva Toledo. Esta fue la primera ciudad fundada en tierras continentales. La ciudad fue destruida por los indígenas a mediados del siglo XVI.

Pocos años después de la destrucción de Nueva Toledo, hacia 1560, un maremoto también destruyó Nueva Cádiz y los ostrales se agotaron, por lo que la población se traslado al antiguo emplazamiento de Nueva Toledo y ahí de fundó Nueva Zamora de Cumaná, que es la actual Cumaná.

Hay otra ciudad que también se disputa el título de ser la primera ciudad fundada por los españoles en Tierra Firme. Es Santa Ana de Coro o Coro a secas, que es el nombre con el que se la conoce en la actualidad.

Si la historia de Cumaná tiene que ver con las perlas, la del Coro tiene que ver con un préstamo.

Carlos de Habsburgo, para poder ser elegido emperador de Alemania, pidió un préstamo a unos banqueros alemanes. Tiempo después, los prestamistas le exigieron que pagase su deuda. Pero en ese momento en guerra con Franciay no tenía forma de pagar.

El emperador que era también rey de España, les cedió a sus baqueros un territorio para que lo explotasen y encontrasen el fabuloso reino de El Dorado. Las noticias del descubrimiento de los imperios Azteca e Inca, así como los relatos de la inmensas cantidades de oro que había en el nuevo continente inindaban Europa en ese momento.

Los banqueros, que tenían el apellido Weltzer, organizaron inmediatamente una expedición a esos territorios.

Como era un territorio que todavía no estaba explorado y lo poblaban indígenas muy belicosos, en 1525 decidieron fundar a orillas del mar una ciudad que sirviera de puerto a aquellos que llegaran de Europa y como enlace con los exploradores. A esa ciudad la llamaron Santa Ana de Coro. En lengua indígena coro significa viento, de modo que el nombre de la ciudad significa Santa Ana del viento o de los vientos.

La ambición de los enviados de los Weltzer comenzó a ser problemática, pues años después en plena búsqueda de El Dorado, los Belzares (este era su nombre castellanizado) fueron explusados debido a sus desmanes, y sus territorios pasaron a formar parte de la corona, integrándose en la provincia de Venezuela.

Publicado en: Relatos de Hispanoamérica (II). Viajeros de Indias. Espasa. Madrid, 2002. ©
Imágenes: Pablo Torrecilla ©

2 comentarios:

Zápiro dijo...

A mí este texto y estas ilustraciones me suenan de algo...

Muy interesante el blog, JM. He visto que en otra entrada hablas de la leyenda de Eldorado. Creo que te lo he comentdo alguna vez: uno de los mejores libros que he leído en los últimos años es 'La pérdida de El dorado', de V. S. Naipul (Debate). Noveliza de una manera admirable las aventuras y desventuras de españoles e ingleses en busca de la tierra prometida, aunque no se queda ahí; el libro en realidad narra el largo camino hacia la civilización de su isla natal, Trinidad. Uno de sus protagonistas, por cierto, es tu admirado Miranda.

Abrazos

Ozomatl dijo...

Evidentemente esto se escribe desde una perspectiva eurocéntrica; de otro modo no se entiende que se hable de "las primeras ciudades de América" siendo que cuando llegó Colón, las ciudades ya existían en América desde hacía por lo menos 4.500 años...